la Sinceridad

está mal vista

Etiqueta: reflexiones (página 3 de 7)

Posicionamiento CAI/CARE Estatuto Estudiante Universitario

Sin ánimo de ser un pesado siempre con lo mismo, os copio la nota de prensa que emitió la CARE, antigua CAI hace unas semanas con motivo de la aprobación del Estatuto del Estudiante por parte del Consejo de Ministros

La Coordinadora Andaluza de Representantes de Estudiantes de Andalucía (CARE) califica de insuficiente el Estatuto del Estudiante aprobado por el Gobierno.

Desde la CARE se evalúa como un avance la aprobación del Estatuto del Estudiante con respecto a la situación anterior, pero claramente insuficiente en atención a las aspiraciones del movimiento estudiantil “desde hace décadas”.

Alejandro García Orta, Presidente de CARE, afirma que “nuestros Consejos de Estudiantes no se han sentido partícipes de la elaboración y consenso de este Estatuto”. Confirma que “ningún Consejo ha sido consultado por parte del Ministerio” y que “aun así nosotros procuramos contribuir con nuestras enmiendas a la Dirección General de Universidades de la Junta de Andalucía, al Consejo de Estado y al mismo Ministerio en su jornada del día 13 de diciembre, y ninguna de las tres vías ha valido para que se nos reconozca, ni tan siquiera para contradecir nuestras alegaciones”.

Desde CARE se considera que en el proceso de discusión y negociación no se ha tenido en cuenta la particularidad de la representación estudiantil actual, ya que el grueso de las negociaciones se mantuvieron durante el año 2009 con diferentes asociaciones de manera individual, dejando fuera a otros muchos estudiantes y representantes del proceso que no se encontraban en dichas asociaciones. En este sentido, las únicas jornadas a las que se han invitado a todos los representantes de estudiantes del Estado (13 de Diciembre de 2010 y 18 de Enero de 2012) son meramente informativas.

De entre los derechos reconocidos, se destaca que la redacción en general de los mismos da cabida a diferentes aplicaciones en cada Universidad, estableciendo infidad de preceptos en condicional (“Podrán las universidades…”), pudiendo dar lugar a Universidades de primera y segunda en materia de derechos estudiantiles. Esto se observa principalmente en la figura del “estudiante a tiempo parcial”, donde no queda definido de manera clara que tipo de estudiante puede ser considerado como tal, como se reconoce y en que consiste, lesionando claramente los derechos de los compañeros con otras obligaciones o que por necesidad trabajan para costearse sus estudios.

Igualmente nos preocupa que el Ministro presida el recién creado Consejo de Estudiantes Estatal Universitario y que sea su máximo representante, ya que consideramos que dicho Consejo debe estar presidido por un estudiante representante elegido de entre sus miembros. De la misma manera, debería revisarse la composición de este Consejo de Estudiantes en lo que respecta a las Universidades Privadas y otras asociaciones estudiantiles. No entendemos, al haber procedimientos democráticos para la elección de representantes de estudiantes en todas las Universidades, la cabida de asociaciones privadas en el órgano, que desvirtúan el principio de representación “una universidad, un voto”.

Asimismo, creemos que se deberían reconocer más derechos estudiantiles, como el del paro académico, no recogido, en apoyo de nuestras reivindicaciones, para igualarnos como colectivo al resto de la comunidad universitaria, que tienen derecho a la huelga.

Por último, manifestamos nuestra preocupación por las reformas en materia de financiación y “gobernanza” del sistema universitario estatal, que para nada, están contando como debieran con la voz de los estudiantes (más del 90% de la comunidad académica).

Las ortodoncias en Ogíjares son más baratas

Durante los dos cursos pasados (o algo así…) tuve una beca de información y participación por la que tenía que estar en una casetilla (de color naranja he de decir…) respondiendo dudas sobre la universidad durante 9 horas a la semana.

Rescato aquí esta historia de fantasía, pero basada en hechos reales, que redacté en forma de email para el foro de la beca el año pasado. Por tratar temas históricos podríamos llamarla email corto histórico, y como salgo yo, pues sería email corto histórico autobiográfico de ficción. Mucho mejor que El Código da Vinci incluso. :P

Hola a todos,

Esta mañana ha venido un chico (con un sombrero como el de El Barrio) preguntándome sobre un problema relacionado, solo en parte con la Universidad de Granada, pero que me ha despertado una gran inquietud histórica.

El tema es que él alegaba cierto reparo en hacer sus prácticas, correspondientes a su licenciatura en Biología, en lo que ahora se conoce como Parque Tecnológico de Ciencias de la Salud por ¡problemas con su DNI!

Lógicamente os podéis imaginar mi desconcierto. Le pedí más información sobre el caso y me comentó que su temor se sustenta en que parte de lo que ahora es ese campus pertenece al municipio de Ogíjares ( le quitaron el “Los” hace unos años, pero ese es otro tema..).

Yo seguía sin entender, pero él, imperterrito, seguía explicando.

– Todo se remonta a 1701. Recién estrenado el caluroso mes de Julio del mismo año comenzaba lo que ahora conocemos como guerra de sucesión española, que no era mas que un conflicto internacional por la sucesión al trono de España tras la muerte de Carlos II. Sentenció.

– Y no hubo mejor forma de acabar esa guerra que con lo que todos hemos estudiado en el colegio. La llamada Paz de Utrecht, Tratados de Utrecht y Rastatt, o simplemente Tratado de Utrecht; formalizado entre 1712 y 1716.

Yo, como gran amante de la extensa historia de nuestro país (sobre todo de las partes mas grises*, ya conocéis mis gustos algunos), le hice un par de puntualizaciones, sobre otras formas de haber saldado el conflicto en la que nuestra nación hubiese salido mejor parada , o de ciertas confusiones (típicas) en la datación del estallido real, que la verdad, no creo que procedan para el devenir del relato que ahora nos ocupa.

Le animé a que continuara.

– Como consecuencia principal aunque poco conocida del Armisticio de Francia y España con Gran Bretaña en 1712 primero, seguido del Tratado de Paz entre Gran Bretaña y España un año más tarde, la antes mencionada pedanía de Ogijares pasaba a ser consulado británico, por una serie de circunstancias personales de ciertos miembros del ejercito (gran) bretón que se habían asentado allí.

La verdad, no sabía como abordar el caso. Un tipo delante de mí, de gran porte físico, soltándome tanto dato histórico (que reconozco, desconocía totalmente) y sin saber por donde me iba a salir. Además era ya mi hora, e igual que soy exquisito con las horas de entrada lo soy mucho más con las de salida.

– El tema es que me están renovando el DNI (el chaval se ve que no sabía que el electrónico te lo hacen en el momento), y no tengo ni pasaporte, ni carnet de conducir… Por fin parecía atisbar la pregunta cuando, efectivamente, soltó: – ¿Crees que tendré algún problema fronterizo al ir a realizar mis prácticas allí? Ten en cuenta que el Tratado de Utrecht sigue vigente, sino ¡mira Gibraltar! Y si fuera así, ¿crees que si me empadrono en Ogíjares tendré sanidad bucal gratuita al igual que el pueblo británico?

¡Jaaaarl! pensé en mis adentros. Y ahí quedó la cosa. Le he pedido su correo para contestarle cuando sepa algo. Pero vamos, que he estado mirando el foro y leyendo alguna memoria PIE de la época (Jose o Alcalde no sé si vosotros sabéis algo) y no encuentro nada de nada.

Anoche estuve leyendo el Tratado completo, y sigo sin verlo. Si queréis ayudarme, aquí os dejo el link al tratado http://sl.ugr.es/utrecht (pag. 94)

Un saludo, y ¡gracias de antemano!

*Por supuesto, teniendo en cuenta la percepción subjetiva de colores de cada uno. (Allá cada cual con sus conos y bastones.) Seguro que para alguien ése se trata de un momento cian.


Foto del Flickr de Rick Payette

Todas las sillas huelen a culo

Vaya título me he sacado de la manga como si nada. Pues no, ni un título así es mio…. Pertenece a Accidents Polipoetics el mayor exponente de la polipoesía española. Si no sabéis lo que es, no pasa nada, pero si queréis ser mejores personas podéis echarle un vistazo a su manifiesto.  En resumen, la polipoesía es un movimiento político italiano de principios de los 80. Copio de la Wikipedia que,

“La Polipoesia, tal y como traducción literal del término explica, son “muchas poesías” o múltiples maneras de interpretar un poema, ya que aplica al recitado simple de un poema disciplinas como la performance, el ruidismo, la distorsión o desfragmentació fonética, los medios audiovisuales, la Acción poética, la música y las nuevas tecnologías.”

Estos chicos de arriba (Rafael Metlikovec y Xavier Theros) son los que forman Accidents Polipoetics, grupo que conocí hace años gracias a un amigo y compi de trabajo que me regaló su único disco por mi cumpleaños. Por aquel tiempo teníamos que hacer muchos kilómetros de carretera todos los días con sus consecuentes horas de coche, horas que se reducían gracias a este disco y a las risas que nos echábamos con este grupo.

Accidents son algo diferente en poesía. Y esto podemos probarlo escuchando sus actuaciones o viendo alguno de sus videos. Han colaborado en algunos discos de música normal de grupos como Radio Futura o Frank-T, además de haber trabajdo con La Fura. Sus textos se han traducido a muchos idiomas.

Hace unos días me sorprendió gratamente verlos en un documental de la2 donde hacían referencia a su estilo poético.  Total. Hechas las presentaciones vamos al lio. Os dejo con algunos de sus textos y actuaciones. Sé que al principio echan un poco hacia atrás, pero sin miedo…

Procuraré subir el disco encontrar un enlace en internet de un tercero desconocido uno de estos días.

  • Van a por nosotros

Todos tenemos la razón. 

                        Porque la razón es sagrada. 
                        Porque la razón es buena. 
                        Porque la razón es definitiva.

Todos tenemos la razón. 

                        Porque la compramos 
                        o porque la tenemos 
                        o porque nos lo creemos 
                        o porque nadie nos discute 
                        o porque no hay nadie en casa.

Todos, todos, todos tenemos la razón. 

                        Altos o bajos. Feos o gordos. 
                        Guapos o taxistas. Dioses o policías.

El perro tiene razón cuando riega las esquinas. 
Mamá tiene razón porque no tienes trabajo. 
Ella no tiene razón porque no tienes dinero.

Tener la razón es fácil: Basta tener hijos, empleados, mujer, camareros, alumnos, soldados, tíos feos, amigos tímidos, animales domésticos, peces de colores. 

¡Qué satisfacción saber que las merluzas nunca te llevan la contraria!

¿Por qué?                                                                                                        

 Porque tienes razón.

Todos, todos, todos tenemos la razón, 
porque la razón es buena, es santa, es el mejor invento desde el agua de seltz. Y en último caso siempre se puede uno comer la merluza si esta se atreve a replicar. 

Porque todos, todos, todos, todos, todos
                        tenemos la razón.

El absurdo en la cultura granadina y los botellones de leche

Vengo dándole vueltas a la cabeza un post sobre este tema desde hace tiempo, y es que la cosa lejos de mejorar solo hace empeorar día a día. La cultura libre en Granada está muriendo. Probablemente, y mejor dicho, la estamos dejando morir.

Si os fijáis en los últimos 7 años, los únicos de los que tengo referencias personales, la cosa ha cambiado mucho. Aún recuerdo la primera vez que pasé por el PlantaBaja. Acababa de llegar a Granada. Recién había encontrado piso y solo conocía el local por las menciones que se hacían de él en Radio3 o en el denostado RockStar de Los40. Un sitio mítico donde los haya. De pura casualidad y en una de las primeras incursiones para tantear el terreno, me topé con él. Justo el día anterior había habido un concierto de Migala (Para el que no lo conozca ya sabe lo que tiene que hacer. Pasaron por este no-grupo musical de lo mejor de la música española de la época. Desde Abel Hernández, más tarde Emak Bakia y El Hijo, a Nacho Vegas o a aquel bajista de Los planetas llamado Kieran).

No me lo podía creer. Uno de mis grupos preferidos acababa de estar en la ciudad, y la lista de conciertos del curso crecía y crecía hasta culminar en unos sublimes REM. Esto verdaderamente no deja de ser algo anecdótico. O no. He visto pasar por Granada desde a The Eagles, Chuck Berry, Dream Theatre, Billy Preston (el quinto Beatle!), pero también a Raimundo Amador tocando en una tasca, espectáculos de magia amateur en un bar cutre y conciertos improvisados en garajes que querían ser locales de ensayo.

Qué nos queda de aquella ciudad donde se respiraba cultura por los rincones. Cultura de verdad. De esa con mayúsculas. La que puedes encontrarte en el bar de la esquina sin esperartelo. No hablo de la cultura concertada por los poderes políticos y financieros de la ciudad o de nuestra queridísima Comunidad Autónoma. El panorama de la cultura en Granada ha quedado reducido a un grupúsculos de festivales y espacios subvencionados por Alhambra, la Junta de Andalucía o CajaGranada, porque para qué vamos a hablar de nuestro querido ayuntamiento que olvidó lo que era la cultura hace mucho mucho tiempo…

No estoy en contra de la cultura subvencionada. Estoy en contra de las perversiones de lo políticamente correcto. ¿ No tenéis la sensación de haber oído una y otra vez los mismos grupos, los mismos artistas año tras año y exposiciones diferenciadas solo por la localización de las mismas? No hace falta que os hable del fenómeno de las élites locales, ¿no?

Un extracto del blog de Juan Freire (Biólogo, profesor universitario y emprendedor.)

Pero si es seguro que en el resto de ciudades españolas, las ciudades intemedias, no existen, o son muy reducidas, estas clases altas verdaderamente globales. Esta elite es sustituida por una parte de las “clases altas” y “medias-altas” que tratan de vivir también, a su modo, una “cultura Wallpaper*” local basada en el consumo de productos culturales financiados por las instituciones públicas y para-públicas de todo tipo (como muchas fundaciones o cajas de ahorros). Los gestores culturales, trabajando bajo esas directrices políticas, prefieren adquirir productos de consumo cultural que les den una aparente legitimidad global, aunque estén totalmente desconectados de los intereses de sus vecinos y de la mayor parte de públicos potenciales, que trabajar en producciones más discretas y humildes pero con un verdadero potencial transformador en lo local, tanto cualitativa como cuantitativamente.

Va siendo hora de ser responsables y reclamarle a las instituciones que apuesten por la cultura de verdad. Tanto para niños como para adultos. Basta ya de la cultura de la conveniencia económica del momento.

Pero probablemente el culmen del atentado contra la cultura y una socialización alternativa sean iniciativas tan peligrosas como las que permiten los sinsentido como el que encabezan la entrada. La mil veces mencionada Ordenanza de Convivencia está poniendo su granito de arena para que Granada se convierta en el furgón de cola de la cultura, con una vuelta al pasado en el recorte de libertades, pero con un público en su mayoría pasivo.

Os dejo con el documental que salió en su día en contra de la ordenanza. (Disfrutad de sus últimos minutos y de la improvisación de los artistas callejeros…)

http://www.dailymotion.com/swf/video/xbcn5m?width=480&theme=none&foreground=%23F7FFFD&highlight=%23FF9300&background=%23171D1B&start=&animatedTitle=El+delito+del+&iframe=0&additionalInfos=0&autoPlay=0&hideInfos=0

El Delito del Arte

Modelo Andaluz de Representación Estudiantil Universitaria

En pos de perder un poco más de tiempo de mi vida, si cabe, me dispongo a explicar como pueda y por encima cómo es el modelo de representación estudiantil que usamos en Andalucía, y que por las experiencias que obtenemos desde los diversos encuentros nacionales a los que asistimos, parece ser el mejor articulado (¿único?) de toda España.

Es de recibo decir que para cuando yo llegué a la vocal-presidencia de la Coordinadora Andaluza Interuniversitaria (CAI) ya estaba todo hecho. Así que poco de lo que aquí explique es mérito mío. La mayor parte viene de la lucha e iniciativa de compañeros que dedicaron también muchas horas de su tiempo en la defensa de los intereses de los universitarios.

Básicamente el modelo está estructurado en dos organizaciones. Una más informal en la que solo hay estudiantes (CAI) y otra más formal en la que los estudiantes se reúnen con el gobierno andaluz para asesorarlo en materia de política universitaria llamado Consejo Asesor de Estudiantes Universitarios de Andalucía (CAE). (Para el que no esté muy atento a estos temas, es importante saber que ahora las competencias de Universidades pertenecen a la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia.

Entre estos dos órganos, para mantener cierta cohesión en cuanto a las reivindicaciones, forma de trabajar, informaciones… hay miembros comunes. De los 3 representantes por universidad de los que componen la CAI, al menos 1 es común con el CAE. Seguro que con el esquema lo entendéis un poco mejor.

Pero sin duda lo que hace diferente, y ciertamente funcional, es la forma de trabajo que tenemos en la CAI. Como os decía antes, hay al menos 3 estudiantes por universidad, elegidos por los respectivos MOREs (Máximos órganos de representación estudiantil), con lo que se asegura la legitimidad de su representatividad.

Nos reunimos de forma ordinaria unas 4 veces al año, aunque de forma extraordinaria lo hacemos más a menudo, coincidiendo con los CAEs que normalmente se celebran en Sevilla. Estas reuniones se hacen de forma rotatoria, cambiando de universidad en cada convocatoria (la última fue hace unos días en Sevilla). Estas sedes rotatorias se encargan de organizar la reunión (reserva de espacio, fotocopias, WiFi), aseguran que podamos comer en algún sitio y facilita la gestión del alojamiento. Todo ello basado en la austeridad (nosotros si, no sé que hacen en el resto de órganos de la universidad) e intentando minimizar los gastos para los asistentes.

El resto del tiempo trabajamos online gracias a un grupo de google, a una lista de correo y desde hace poco tiempo a la plataforma IILIAS alojada en la Universidad de Jaén. 

Nuestro principio básico es conseguir consensos en los temas principales, para poder actuar en bloque con mucha más fuerza que por separado, por supuesto sin entrar dentro de la independencia de cada universidad en hacer lo que quiera en su ámbito particular. El buen ambiente, las ganas de trabajar, las escasas malas caras, y las muchas risas que echamos nos sirven como recompensa de esta labor tan poco reconocida y tan criticada (a veces no sin razón). Como cargos unipersonales solo tenemos la figura del vocal-presidente que es algo así como un coordinador del grupo y poco más.

Justo ahora estamos intentando constituirnos como asociación legal, con personalidad jurídica y capacidad de negociar y tratar con las administraciones autonómicas y estatales. Esta asociación se llamará CARE y pronto tendréis noticias de ella.

Por otro lado, el CAE está presidido por la dirección general de universidades (que ahora lleva María Victoria Román, señora que se merece un post aparte). Está organizado de forma que desde este consejo no se puedan tomar decisiones (evidente, en él los estudiantes somos mayoría y los políticos, tontos tontos no son), sino solo recomendar. Y a veces ni eso. La interpretación que hace del consejo cada dirección es muy dispar. Sin embargo sirve como punto de unión entre la administración y los estudiantes, que en ocasiones eso puede ser mucho. 

Después de la parrafada es suficiente con que os quedéis con las personas. Muchos compis y muchas experiencias se comparten en esas reuniones. Sin duda, la parte más importante.

En esta foto veo (con twitter) a Lolo (US),yo(UGR), Pilo(UPO), Antonio(UAL), Antuán(UPO), Luis(UJA)….

El de en medio de la foto no es más que uno de los protagonistas de este éxito de youtube.

De los tiempos, las marionetas y los estudiantes

Muchas cosas por escribir de estos días…

Calculo que para cuando esto se publique estaré en Sevilla, constituyendo con compañeros de otras universidades lo que será la primera asociación como tal que defienda los intereses de los estudiantes universitarios andaluces, actividad ésta a la que he dedicado los dos últimos años de mi vida.

Llego a Sevilla sin saber si esta será la última reunión que tenga de este tipo. La verdad es que no lo sé. No tengo ni idea. Pero tampoco me quita el sueño. Sé que hice todo lo que estuvo en mi mano.

No puedo dejar de echar la vista atrás y pensar en lo que pudo haber sido y no es, y en aquello que es y seguirá siendo.

Desde hace unas semanas tengo ciertos sentimientos, algunos encontrados entre sí, no lo niego, pero la mayoría para mi desgracia y la de muchos de mis compañeros, coincidentes.

Al menos algo ya hemos confirmado. No solo son malos los tiempos para la lírica, también para la reivindicación estudiantil. Para la buena política en general. Corren tiempos de amiguismo, de sobrinismo, y del ponte tu aquí que total solo es un año, no vas a tener que hacer ná y yo te voy a ayudar en tó. 

Es tiempo de la marioneta, del títere, del escudero político. De la defensa de unos siglas y no de unos ideales. Del interés escondido en el armario. Malos tiempos en definitiva.

Analizo la situación una y otra, y otra vez y llego siempre a las mismas conclusiones. Conclusiones que me recorren como sensaciones… 

DECEPCIÓN. Sobre todo con algunas personas y relaciones sociales que por lo visto no he sabido manejar todo lo bien que debiera. Lamento profundamente el daño que puede causar que estas personas con una posición relevante no se den cuenta de sus limitaciones, y sean capaces de destruir con su discapacidad tantas horas de trabajo colectivo.

HASTÍO. Porque desaparecen las ganas de empezar proyectos nuevos. Porque sabes que tu equipo y tú tenéis potencial. Porque lo demostramos con una cerveza en la mano, con mil ideas en la cabeza y con otras tantas apuntadas en papeles mojados por alguna lavadora en el bolsillo de algún pantalón. Porque somos capaces de creer, de crear y de reír a la vez. Y aún así vienen, y lo joden.

CULPABILIDAD. Por no haber sido capaz de prever la situación e intentar ponerle remedio antes. Al menos lo intentamos, de eso que no os quepa duda. 

GRATITUD. Para con todos aquellos que os habéis interesado, que para mi sorpresa seguís siendo muchos, y que como yo no dais crédito de la situación. También para los que desde otras trincheras apoyan las buenas causas.

Eso si. Me llevo cosas conmigo. De esas que no te pueden robar. Experiencias, amistades y muchos kilómetros a las espaldas con todo lo que ello supone.

Pero no creáis que se trata de un post que habla de derrota. Tampoco es una despedida. Qué va. Nada de eso. Esto no es más que una reflexión sobre la necesidad de renovarse.

Os dejo buscando batallas…

Foto: Mikel Jaso (Al que profeso una gran admiración y que espero que no me denuncie)

« Siguientes entradas Recientes entradas »

© 2021 la Sinceridad

Tema por Anders NorenArriba ↑