la Sinceridad

está mal vista

Categoría: Emprendizaje

Se busca empleo

Parece que estamos en plena campaña de búsqueda de empleo. Al menos eso noto en mi entorno. Desde que a principios de Julio decidí tomarme una pausa en mis quehaceres, he estado pensando como empezar el año. Sí, sí. El año. Como le leía el otro día por ahí a una amiga en facebook, mis años comienzan en Septiembre. Son demasiados septiembres para cambiar la rutina. Iniciar proyectos después del relax veraniego no parece una mala idea.

Looking-for-a-jobPero centrémonos en lo importante. Justo en estas semanas estamos, Alicia y yo, decidiendo hacia donde apuntar nuestras vidas los próximos meses. Una decisión nada baladí obviamente. Ella tiene algunas ofertas de trabajo sobre la mesa que, esperemos, se formalizarán en las próximas semanas. Yo estoy valorando diferentes opciones. Hay varios máster en los que estoy interesado y en los que me han aceptado. También existe la posibilidad de iniciar unas prácticas en un organismo internacional a principios de 2015.

Y entre toda esa marabunta de opciones no descarto la alternativa de buscar un empleo. Y de ahí la publicación de este post (Regla #5 de la búsqueda de empleo: Mueve tu red de contactos.)

Si estás emprendiendo un proyecto y buscas compañero, si sabes de alguna oportunidad laboral donde crees que pueda encajar, o si quieres contarme algo relacionado con este tema, ponte en contacto conmigo a través de este formulario.

Tienes un resumen de mi CV tanto en mi Linkedin como en mi perfil profesional, pero después de haber rellenado algún que otro formulario en los últimos días creo haber escrito un buen resumen de mi formación. Os lo dejo también por aquí.

Perfil profesional

En mi formación universitaria me he centrado en dos grandes áreas. El conocimiento científico puro y la puesta en práctica del mismo.

Para ello estudié en primer lugar la Licenciatura de Biología lo que me ha dotado de una visión integral del mundo científico y de un conocimiento sólido del mismo. En segundo lugar, en la actualidad estoy finalizando el Grado en Ciencias Ambientales cuyos contenidos me han ayudado a ahondar en el sentido práctico de las ciencias naturales. Además el curso pasado inicié mis estudios en Sociología, lo que está ampliando mi visión sobre el mundo que nos rodea haciéndola más multidisciplinar e integradora.

Durante mis años de estudiante he participado en diversas organizaciones de estudiantes entre las que destacan la Delegación General de Estudiantes de la Universidad de Granada (DGE) y la Coordinadora Andaluza de Representantes de Estudiantes (CAI/CARE) de las que fuí presidente, y también el Consejo Asesor de Estudiantes del Estado (CEUNE), de la que fui miembro fundador.

Por otro lado, me interesa mucho todo lo relacionado con las nuevas tecnologías e intento estar informado de todo lo referente a la misma. De hecho acabo de publicar, junto con dos compañeros, un artículo científico sobre los factores de desarrollo de las iniciativas P2P.

Recientemente he empezado a colaborar con la Asociación Planeta Cádiz que pretende empoderar a la sociedad civil a través de proyectos de dinamización cultural a escala local. También formo parte de la Asociación Española de Comunicación Científica (AECC) y de la Sociedad Española de Biología Evolutiva (SESBE).

Sería capaz de aportar una visión integradora tanto del ámbito medioambiental y las ciencias naturales, así como de otros ámbitos gracias a mis conocimientos multidiscplinares y a mi innata curiosidad por comprender el mundo que me rodea y mi intención por mantenerme permanentemente informado.

Tengo buenas dotes comunicativas que he ido educando con el tiempo gracias a mi pasión por la comunicación científica. También estoy acostumbrado a trabajar bajo presión, manteniendo varios proyectos simultáneos y lidiando con el papeleo que genera cualquier administración sin que ello me suponga un gran problema. Al gustarme estar permanentemente actualizado sobre nuevas tecnologías, me resulta muy fácil cambiar entre diferentes entornos tecnológicos sin que afecte a mi trabajo. Además, con mis conocimientos básicos en programación puedo solucionar rápidamente situaciones que de otra forma serían engorrosas.

Mi experiencia coordinando equipos diversos y organizando eventos y actividades de muy diversa naturaleza me han enseñado como enfrentarme a los diferentes retos que te va planteando cualquier proyecto. Además, me considero una persona conciliadora y capaz de hacer equipo, mejorando los flujos de comunicación interna dentro de mi grupo de trabajo.

Buscando otra alternativa para la Bahía de Cádiz

Seguir la tertulia televisiva en clave local «El Café del Correo», que emite semanalmente UNA tv, me sirve para no desengancharme del todo de la actualidad de la capital gaditana y de su provincia. Por supuesto, un tema recurrente y siempre presente es el empleo, o mejor dicho, la carencia del mismo.

Viendo el debate de la semana pasada (que por cierto no está aún actualizado en la web pero que lo tenéis aquí), me sorprendió que sigan buscando soluciones clásicas al problema del paro en la provincia. Un muestrario de las mismas fórmulas que una y otra vez han acabado con la estampida de los inversores extranjeros o, peor aún, con un proteccionismo por parte de las administraciones públicas que merecería ser estudiado con detenimiento si ha sido, o no, beneficioso para el pueblo gaditano a toro pasado.

El esquema es simple. El estado (en su amplio significado) busca un inversor de fuera que pueda generar en el corto plazo un número importante de puestos de trabajo que le salven la cara, y las elecciones, a los gobernantes de turno de uno u otro signo. A cambio, estos últimos les ofrecen condiciones que en el libre mercado no podrían conseguir si no es con pólvora del rey. Lo hemos visto recientemente con Gadir Solar y con el fracaso de la china Beijing West Industries, pero son recurrentes los casos de las desaparecidas Delphi y Visteon, o las agonizantes Alestis y Navantia. Casi todo el polo industrial de la Bahía.

Patentes quedan dos problemas. En la Bahía no hay una clase burguesa que quiera o pueda hacer frente a una inversión que no sea hostelera/turística; y segundo, en la provincia el resto de los mortales tienen poco de lo que se viene llamando espíritu emprendedor (que por otro lado, y dado las políticas que se venían aplicando, tampoco es que hubiese hecho falta tenerlo para ganarse la vida honradamente).

Qué hacemos ante este panorama, ¿cruzarnos de brazos y verlas pasar? ¿Esperamos que vuelvan las vacas gordas que abonen el sistema de atracción de inversiones que ya hemos comprobado que ha sido un fracaso? ¿Seguimos descansando en el colchón familiar hasta el fin de los días?

Es el momento de ser imaginativos. Otros modelos de producción, de financiación y de organización de la fuerza productiva son posibles. Si continuamos por la senda de la pasividad, alguien tendrá que proveer las necesidades básicas de la gente y no nos van a gustar.

Un manifiesto para salir de la crisis

Tenía pendiente hacerme eco por aquí del llamamiento que hicieron a principios de septiembre los amigos de Las Indias. Para los pocos lectores asiduos que queden, pero de una altísmisima calidad :P , dejo este manifiesto que seguro que os interesa.

Si te preguntas cómo salir de la crisis; si crees que es el momento de empezar a hacer, esto es para ti.

Aquí podéis leer y descargar, en los formatos epub, html y pdf, el manifiesto indiano «El modo de producción P2P», tanto en español, como en inglés, así como su original en esperanto.

[gview file=»http://lasinceridadestamalvista.com/blog/wp-content/uploads/2012/09/modo-de-produccion-P2P-El-Natalia-Fernandez-Maria-Rodriguez-David-de-Ugarte.pdf»]

Diferencias entre los de aquí y los de allí

Viendo alguna foto en el periódico de hoy me llamó la atención la diferencia a la hora de abordar un problema entre los de aquí y los de allí.

Los dirigentes de los de aquí prometen cosas que se cumplen, o no, pasado un largo tiempo. Pero si surge un contratiempo, mal asunto. Los dirigentes de los de allí también prometen cosas, no diré que no, pero hay una diferencia.

Los de allí ven una oportunidad donde nosotros una imposibilidad. Un proyecto como +Pool que dotará de una tecnología novedosa, con una inversión relativamente baja (75.000$ en investigación y 100.000$ en la instalación de la propia piscina piloto). ¿Cuántas ciudades en el mundo no querrían aprovechar los cauces urbanos de sus rios? ¿Cuántos ingenieros, peones, transportistas, personal de mantenimiento… no generaría esta pequeña industria ideal para localidades pequeñas y medianas?

Seguro que el ciudadano agradecería más 5 puestos de trabajo directos que una pantalla de plasma en una avenida. Nos queda mucho aún por cambiar y no está relacionado con una bajada del SMI, ni con un rescate.

PD: Por cierto. No se preocupen que aún no he vuelto de mi retiro espiritual en medio de la naturaleza nórdica.

Vías de financiación «diferentes» a la hora de emprender desde la economía social.

Tengo bastante claro que lo más importante de un proyecto de emprendizaje es quién esté detrás de él. Ni siquiera importa tanto la idea, que también, sino que lo primordial es lo implicado y preparado que esté el equipo que promueva la misma. Aunque, por supuesto, un alto grado de compromiso no sirve de nada sin todo lo demás. Hace falta un buen proyecto, haber pensado bien qué se quiere hacer, para qué, y, sobre todo, estudiar las posibilidades que tenemos de que los potenciales clientes se rasquen el bolsillo por nuestro producto, sea el que sea. Si todo eso se tiene bien trabajado, el resto vendrá solo.

Sin embargo, uno de los problemas al que nos enfrentamos los tiesos como yo es ese maravilloso momento en que tenemos que proveernos de financiación para nuestros propósitos, sobre todo cuando no estamos interesados en suplicar de rodillas en nuestra sucursal bancaria más cercana.

Inciso: Como ya me conozco a alguno de los ávidos lectores de este blog, quiero aclarar que es posible emprender desde 0€, siempre que no tengamos en cuenta las necesidades básicas, claro. Sólo hace falta ser un poco más originales, extender los plazos a la hora de trabajar en un local propio, empezar con pequeños encargos,… Qué os voy a contar que no sepáis…

Retomo el hilo. Como antes otros han pasado ya por la misma situación que nosotros ahora, existen iniciativas diferentes, algunas un tanto peculiares, de obtención de crédito. Iniciativas que no se rigen, o al menos no tanto, desde la máxima de la obtención de beneficios económicos como por otro tipo de contrapartidas más sociales, culturales, de aportación al procomún, o de otra índole.

Contamos con varias opciones. Tenemos desde los fondos solidarios, algunos ejemplos en banca cooperativa (en su mayoría sociedades cooperativas de crédito), pasando por el crowdfunding, las microfinanzas… Aquí os mostraré lo que conozco pero estoy seguro de que hay muchas organizaciones funcionado por ahí de las que no tengo la más remota idea y que, sin embargo, trabajan estupendamente. Si alguno es un erudito en el tema tiene los comentarios a su entera disposición.

Crowdfunding

(…)describes the collective cooperation, attention and trust by people who network and pool their money and other resources together, usually via the Internet, to support efforts initiated by other people or organizations.Crowdfunding occurs for any variety of purposes, from disaster relief to citizen journalism to artists seeking support from fans, to political campaigns, to funding a startup company, movie or small businessor creating free software. 1

El ejemplo más conocido de herramienta crowdfunding es la web Kickstarter, promotora de cientos de proyectos desde videojuegos (3,2 millones $) a relojes de tinta electrónica (9 millones $). En España tenemos algunas plataformas como Lánzanos (cuya colaboración con Público no sé como les habrá salido…), Verkami (centrado en «proyectos creativos»), o Goteo (para «proyectos cuyos fines sean de carácter social, cultural, científico, educativo, tecnológico o ecológico», que aunque tiene cierto apoyo institucional a mi es la que más me gusta). Es posible que aún así, el proyecto que te resulte más conocido sea El Cosmonauta, película – en ciernes- que ha sido capaz de recaudar medio millón de euros y que está pendiente de estreno.

Banca Cooperativa

Término muy amplio que engloba a los diferentes tipos de entiddes relacionadas con el crédito cooperativo. Su nexo de unión es la defensa de los principios cooperativos y, en la mayoría de los casos, tiene una estructura de sociedad cooperativa de crédito. (…) La realidad de la banca cooperativa europea es muy heterogénea. 2

Las sociedades cooperativas de crédito son una opción muy interesante. En España tenemos un gran ejemplo de este tipo de entidades en las cajas rurales, aunadas casi todos ellas en el Grupo Caja Rural. Pero no es sobre este grupo sobre el que quiero hablar ya que funciona casi como una caja de ahorro más, sino que me gustaría presentaros otras alternativas que trabajan de forma diferente.

Fiare y Coop57 son buenos ejemplos de ello. En el primer caso tenemos una mezcla curiosa. Fiare es a la vez agente de Banca ética, es el agente exclusivo de Banca Popolare etica en España, por lo que tiene una actividad bancaria importante, pero también es una red de organizaciones y particulares vinculados con la economía social que a través de la figura de la sociedad cooperativa de crédito prestan dinero a iniciativas que cumplan una serie de requisitos dentro del ámbito social. Así, en los últimos años han promovido desde actividades vinculadas con asociaciones de consumidores, hasta empresas de inserción socio-laboral a desarrolo de Software Libre.

Coop57 se constituye como cooperativa de servicios financieros tras una curiosa historia relacionada con las lucha sindical catalana de la Editorial Bruguera de mediados de los 90. Desde entonces, y con una perspectiva de desarrollo en red, se han ido implantando diferentes nodos regionales en Aragón, Andalucia, Galicia y Madrid. Han apoyado en sus comienzos a iniciativas tan interesantes como la Cooperativa Integral Catalana (conocida por su apoyo a los ex-trabajadores de Público), el grupo de gestión cultural Zemos 98, o proyectos más locales como mi amada libreria-cafetería La Clandestina, de Cádiz. Trabajan con una filosofía parecida al Grameen Bank de Bangladesh, con un sistema de garantías mancomunadas en vez de solidarias.

Banca ética

El concepto de Banca ética es la del conjunto de entidades financieras cuyos productos no están condicionados exclusivamente al criterio del máximo beneficio y la especulación. Invierten en economía real, y en algunos casos hasta tienen una estructura interna fundamentada en la participación cooperativa. 3
La Banca ética combina la rentabilidad económica de un banco tradicional, con unos valores a la hora de mover el dinero del que dispone. 2

Desde hace años, bancos como Banco Popolare o Triodos Bank ofrecen un servicio diferente al de la denominada Banca tradicional. Estas empresas trabajan vendiendo la transparencia como bandera, de modo que en todo momento el cliente que deposita su dinero sabe qué se está financiando con el mismo. De hecho, en algunos casos, uno puede decidir activamente en qué sector o iniciativa quiere que el banco mueva su dinero. Estas empresas invierten en proyectos que, además de dar una rentabilidad,

…contribuyan a mejorar la calidad de vida de las personas y que respetan la naturaleza.

Es por esto, que si nuestro proyecto cumple una serie de requisitos éticos, y económicos (no nos olvidemos que son empresas que buscan beneficio también) puede que nos resulte más fácil que nos den crédito en este tipo de entidad que en otra con criterios más clásicos.

Microfinanzas

(…)provision de servicios financieros para personas en situación de pobreza, microempresas o clientes de bajos ingresos, incluyendo consumidores y autoempleados. El término también se refiere a la práctica de proveer estos servicios de manera sostenible. 4

Por último, para solventar otro tipo de situaciones más ligadas con cubrir las necesidades básicas, aparece el concepto de microcrédito. En este caso, empresas o instituciones como Oikocredit, Kiva y otras muchas, otorgan créditos por importes bajos, o muy bajos, a personas que difícilmente podrían conseguir el dinero de otra forma. Normalmente la finalidad de estos préstamos es financiar pequeños proyectos laborales, especialmente en países en vías de desarrollo.

Me dejo fuera muchos ejemplos interesantes como los fondos solidarios (en Granada disfrutamos de uno muy conocido como es el  Fondo de Solidaridad y Paz) u otro tipo de iniciativas estatales e internacionales, pero creo que con esto tenéis suficiente para iniciaros en el mundo de la financiación desde la economía social.

 Actualización 29/06/12: Casualidades de la vida. A través del repositorio de enlaces indianos me encuentro este post de Consumo Colaborativo en el que tratan el mismo tema que yo un día antes. No dudéis en echarle un vistazo.

Let’s talk about coworking

Estos días, hablando con Alicia sobre el Cocorocó Saturday Crafter del pasado día 21, recordé que desde hace tiempo tenía pendiente echarle un ojo a las tendencias sobre coworking. Para el que no esté al día, el coworking, o cotrabajo, no es más que parte del llamado consumo colaborativo o sharing economy, del que ya os han hablado por los sitios habituales. Pero mejor que leer todo eso, será echarle un vistazo a este video de apenas minuto y medio.

Hace unos meses los chicos de Ateneo del Sur nos planteamos la posibilidad de alquilar algún local singular, tanto para la actividad de la asociación como para la propia de cada uno de los miembros. Estuvimos barajando algunas posibilidades que nos ofrecia la ciudad, pero finalmente ninguno terminó de convencernos – sobre todo económicamente.

De esa idea surge el coworking. Espacios laborales compartidos entre varias microempresas o trabajadores autónomos. Normalmente una empresa o asociación lleva la gestión del recinto, su limpieza y los servicios básicos – secretaría, teléfono, internet, fotocopiadora y cafetera- y los usuarios solo tendrán que preocuparse de pagar la cuota diaria o mensual. Los locales de coworking disponen, además de una mesa equipada para cada usuario, de una cafetería, una sala de reuniones, sala de descanso…

En la actualidad cada vez hay más alternativas donde elegir, incluida Granada, donde tenemos un buen ejemplo con Cocorocó. Aún así, si alguno está interesado en montar una empresa de coworking, o en recibir los servicios de alguna de éstas, le recomiendo que se pase por las páginas de CoCo, con sus magníficos locales en US, grindspaces, o por ejemplos más cercanos como el portal Coworking Spain o el próximo coworking Spain conference, que será en Madrid a final de mes.

Gracias a iniciativas como éstas, podremos tener nuestra oficina en el centro de una gran ciudad por algo más de 150€ al mes. Es más, si el proyecto de los coworkers de Toronto sigue creciendo, es posible que dentro de poco podamos tener una oficina en cada ciudad del mundo en la que estemos.

Yo estaré pendiente de lo que pase por Cádiz, pues parece que unos compis quieren montar algo pareceido por aquellas tierras. Desde aquí les deseo mucha suerte.

© 2020 la Sinceridad

Tema por Anders NorenArriba ↑